Por el Viejo Barrio

Hace mucho que no publico.Quizás porque no hay nada que contar. Quizás porque hay demasiado que decir. Quizás porque todos hablamos a la vez. Hay mucho ruido y necesito silencio.

Una reflexión: ya vale de mirar fuera, lo interesante está dentro. Sí, dentro, en el corazón. Por qué hablar de los demás teniendo un gran universo dentro. Pero contarlo… sería como sacar el tesoro de su baúl escondido. Los secretos son más bonitos cuando son secretos y nadie los desvela. Intuirlos… es más bello que conocerlos.

Hace poco descubrí a Xoel López. Guau!

Cambio de rumbo | Change the way

Vivo en el centro de Valencia,  y a diario escucho, como si vinieran a protestar a mi portería, a grupos pequeños, grandes o gigantes, gritando y exigiendo sus derechos a trabajar, a ganar dinero, a tener una buena vida. Y tienen razón, porque lo que vale la pena hay que pelearlo, pero.. ¿es éste el camino para lograrlo?. En parte. Quienes han metido la pata deben saber hasta dónde la han metido. Pero así no conseguiremos un trabajo, sólo enfadarnos más.

En realidad, lo que todos necesitamos es un cambio de perspectiva. Dejar de esperar a que nos den un trabajo, y pensar cómo podemos llegar hasta ese trabajo. Hace años leí ¿Quién se ha llevado mi queso?, que considero es una historia que se amolda perfectamente a nuestra situación. No debemos esperar a que el queso aparezca a nuestro lado, sino que debemos buscarlo. Puede que encontremos queso o no, da lo mismo, pero por el simple hecho de estar en movimiento nuestra vida comenzará a ser más feliz.

La imaginación es la clave. Veía el otro día un documental de Punset, en el que hablaba de la falta de educación en la creatividad dentro de las escuelas. Al parecer, desde la revolución industrial a todos los niños se les ha educado bajo las mismas pautas: calcular, copiar, memorizar, aprender. En aquella época tenía sentido, pues el trabajo estaba muy mecanizado y era bastante monótono. Sin embargo ahora nos encontramos inmersos en una revolución tecnológica en la que hay factores que llaman mucho más la atención de los niños y adultos. Nuestro trabajo ya no es repetir una y otra vez lo mismo, sino resolver pequeños retos cada día.

En realidad, cada profesión tiene su lado creativo, y eso distingue al buen del mal profesional. El abogado tendrá que ver el modo de salvar a su cliente combinando leyes, frases, argumentos, testimonios, como en un juego de inteligencia a gran escala. El ingeniero conoce el interior las máquinas de tal modo que puede transformarlas en algo totalmente nuevo, e incluso enviarlas al espacio y traerlas de vuelta. Hasta el vendedor de una tienda tiene que ser creativo para vender más, cuidando la estética del escaparate, cambiando la localización de los artículos y sabiendo cuándo una clienta necesita ayuda y cuándo no, y cuál es la frase perfecta que la clienta necesita escuchar para terminar de animarla a comprar. Por supuesto, las clásicas profesiones creativas son, en efecto, creativas. Y casualmente tienen un índice de satisfacción personal muy alto.

El problema es que no todo el mundo sabe que tiene un lado creativo y que hay muchas más oportunidades de las que creemos ver. Mientras no lo veamos, la humanidad se convierte en un bonito nido de víboras: cuando alguien tiene una buena idea, todos la copian en cuestión de segundos. Si Apple inventa el iPad… dodot inventa el iPañal. De lo más grandioso a lo más ridículo, todo tiene cabida en el universo de la copia. Y no todo está inventado. No, porque estamos sin trabajo, estamos en crisis, y nuestra burbuja de cristal se ha roto en mil pedazos. Quizás sea el momento de dejar de esperar, dejar de gritar, dejar de exigir que las cosas sean mejor y tratar de que lo sean por nuestros propios medios. Y para eso tenemos que pensar un poco: ¿qué puedo aportar yo al mundo?, ¿qué me puede aportar el mundo a mi? Es como un juego, todo tiene una solución, pero hay que encontrarla. Y mejor aún: hay una solución, o más, para cada persona.  Si no se te ocurre a ti, se me ocurrirá a mi.

Trabajar la creatividad es como ejercitar cualquier músculo. Al principio cuesta y con poco esfuerzo te cansas mucho. Además, es fácil desesperarse. La primera vez que me metí en la piscina pública, creía que no llegaba al otro extremo, y al cabo de un tiempo me vi nadando una hora completa sin parar. Todo es cuestión de constancia, las cosas no salen solas. El creativo no nace, se hace. Claro, cuanto más te esfuerzas, mejores son los logros y más motivación tienes. Nunca te compares con el cachas del gimnasio. A los que trabajamos en profesiones creativas, en ocasiones nos pasa que echamos de menos la monotonía. Yo tuve una época en la que envidiaba a los funcionarios de las ventanillas de correos: pon el sello, saca el ticket, envía el paquete a su destino. Puede parecer una tontería, pero me resulta particularmente divertido. El otro día se lo contaba a una amiga que es arquitecto, que me decía que a ella le pasa lo mismo, pero envidiando a las dependientas que reponen producto en las estanterías de los supermercados. A todos nos conviene el ejercicio, pero también el descanso. Si comparamos la creatividad con el ejercicio, y la monotonía con el descanso, obviamente crear sin parar satura y acaba siendo odioso. Todo lo contrario nos convierte en pasas. A más ejercicio, mejor forma física. El mundo funcionaría mejor si dividiéramos el tiempo y dedicásemos un momento exclusivamente a imaginar. Y, como el deporte, alegra la vida. ¿Qué más se puede pedir?

I live in the center of Valencia, and I listen daily, like in my door, to small, big or huge crowds shouting and demanding their rights to have a job, to get money, to have a good life. And they are right, because the what worths must be figthted, but.. is this the way to get it? Partly. The ones who have messed it up must know their mistakes. But by this way we will only get angrier, not a job.

Really, what we all need is a change of view. Stop waiting for a job an think how can we get a job. Some years ago I read Who moved my cheese? and it is a strory that adapts perfectly this situation. We mustn’t wait the cheese to appear at our side. We have to seek it. Maybe we’ll find cheese, maybe not, but just being in movement will make us happier.

The imagination is the key. The other day I was watching a Punset’s documentary film about the lack of education in creativity inside the schools. Since the Industrial Revolution, schools have educated childs under the calculating, copying, memorizing, learning paths. Then it had a sense, because the job was really mechanized. But now we are into a technological revolution where lots of facts attracts the attention of childs and adults. Our job is not a repetition of something once and again, it’s solving little challenges everyday.

Really, each profession has its creative side, and that’s what makes the difference between the bad and good professional. The lawyer will have to get the way to save his client combining laws, phrases, arguments, testimonials.. like in in a big intelligence game. The engineer knows the machine so good that he can change it into something totally new, and even send it to the space and bring it back later. Even the shop assistant has to be creative to sell more, taking care of the shop window appearance, changing the articles’ place and knowing when a client needs to be attended and when not, and what’s the perfect phrase to make the client buy the article.

The problem is that not everybody knows we all have a creative side, and there are many more opportunities than we think. While they don’t find their own imagination (and so, the opportunities) the humanity is becoming a cute nest of vipes: when somebody has a good idea, everybody copy it in seconds. If Apple creates the iPad, dodot creates the iPañal (iNappy). From the greatest concept to the most ridiculous, everything has a place in the copy universe. And everything is not created yet. No, because we don’t have a job. We are in crisis, and our beautiful crystal big bubble is broken . Maybe this is the moment to stop waiting, stop shouting, stop demanding better things, and try to get it by our own. And to get that we have to think: what can I give to the world? what can the world give to me? It’s like a game, everything has a solution, but we have to find it. And better: there’s a solution, or lots more, for every person. If you don’t have the idea, I will have it.

Working our creativity is like working a muscle. In the beginning it’s hard and you get tired soon. And also, it’s easy to feel desperated. The first time I got into the public swimming pool, I thought I would never arrive to the other side, and some time later I found myself swimming an hour. It’s only perseverance, ideas don’t come alone. The creative mind is made, it doesn’t appear alone. Of course, the more effort, the greater will be the result. But don’t try to compare yourself with the big muscle man of the gym. For the ones who work on creativity jobs, we sometimes miss the monotony. I had a time when I used to envy the ones who work on postal services: the ticket, the stamp, the box to the destiny. It could seem a small thing but I really find it funny. The other day I was telling it to a friend who is architect, and she told me she sometimes envy the people who works replacing products in the supermarket. It’s good for all to make exercise, but also to rest. If we compare the exercise with the creativity, and the rest with monotony, obviously creating non stop is so tiring and can be hateful. But doing the opposite makes us flabby. The more exercise we do, the better physic strength. The world would work better if we divided the time and dedicated a moment exclusively to imaginate. And, like sport, it will make us feel happier and better. What else?

Les Tribulations d’une Caissière

Ando loca con mil trabajos, mi imaginación va sola, en múltiples direcciones y con entusiasmo. Hasta aquí todo es bueno, pero no es fácil seguir su ritmo, jeje. El tiempo tiene un límite, y en organización espacio-temporal ando escasa. Pasito a paso, como una hormiguita, voy consiguiendo mis metas. Sin pausa pero sin prisa, como dirían todas esas personas que me quieren y saben que no tengo remedio…

Aquí, una bonita animación que he encontrado de casualidad. Me encantan los créditos animados al estilo modernista. Si son al principio de la película, aún me gustan más porque desvelan parte de lo que va a suceder, y de una manera creativa y fluída. Y yo, al contrario que mucha gente, me quedo encantada de la vida si me cuentan parte de la película, o incluso desvelan un poco el final. Lo importante es el modo en que se cuentan las cosas. Por cierto, la película no la he visto en mi vida, creo.

I’m doing crazy with lots of works, and my imagination runs alone, hyper happy and in lots of directions. Till now it’s all great, fut it isn’t easy to run behind, haha. Time has a limit and I’m lack of space-time organization. Step by step, like an ant, I get my challenges. I work through steadily without a break, as those people that love me would say, knowing there isn’t many things to change me in this way…

Here theres a beautiful animation I’ve met cassually. I love animated credits with modernist style. If they are in the beginning of the film, I like them even more, because they reveal part of what’s going to happen, and in a creative and fluent way. And I, just the opposite of many people prefferances, don’t mind if something or someone tells me some of the film, or even reveal the final a little bit. The most important is how the things are told. Curiosity: I think I haven’t seen this film ever..