Stuart Haygarth

Estas lámparas, de Stuart Haygarth están hechas a base de objetos que cuelgan de un hilo, sujeto por una plataforma colocada en el techo. Cada objeto cuenta una historia, y todos los objetos juntos forman un grande y único objeto: la lámpara. Haygarth ha querido jugar con la transparencias de piezas cotidianas que no están pensadas para un consumo de este tipo, y sin embargo funcionan.

La primera lámpara, que corresponde a las dos imagenes de arriba, se llama Tide (Marea). Todos los objetos que la componen son translúcidos, principalmente hechos de plástico. Me gusta especialmente esta lámpara porque, pudiendo ser caótica, reúne todos estos objetos hacia una esfera bien definida y redonda, que marca el orden dentro del caos.

La segunda lámpara, que corresponde a las otras dos imágenes de abajo, se llama Millenium, y está hecha con “party poppers” que es una botella de plástico parecida a las de champagne, que lanza confetti a presión cuando la abres. En concreto, éstas botellas fueron recogidas tras la celebración del cambio de Milenio en Londres. Ésta lámpara mantiene mucho más el orden, justo todo lo contrario a la escena a la que las botellas fueron destinadas tras su fabricación.

Haygarth tiene una visión del diseño muy cercana al arte, casi fundiendo el horizonte que separa las dos disciplinas, haciendo que sus obras tengan una personalidad única e irrepetible.

This lamps are made by Stuart Haygarth with objects suspended on a line from a plattform above. Each object tells a story, and all the objects make one big and only object: the lamp. Haygarth has played with transparent objects that were made for the daily use instead of being in a lamp, but it works and it’s good.

The first lamp, in the two first images, is called Tide. All the objects that make it are translucents, mainly made with plastic. I like this lamp specially because, instead of looking chaotic, all the objects make a very defined and rounded shape, that sets the order into the chaos.

The second lamp, in the two above pictures, is called Millenium, and it’s made with party poppers collected after the Millenium celebrations in London. This lamp keeps the order more than the Tide lamp, just the opposite to the scene the objects were created for.

Haygarth has a vision of design very approached to art, almost breaking the horizon line that separates both, mking his works have a unic and unrrepeatable personality.

Advertisements

Padre e hija | Father and Daughter

Hace varios años tuve la suerte de poder asistir a una conferencia de Michael Dudok de Wit, animador que ganó un Oscar con esta maravillosa historia. Contó tantas cosas, que intenté por todos los medios memorizarlas como si la vida me fuera en ello. No tenía papel, sólo un bolígrafo. Apunté lo que pude en los márgenes de un periódico gratuito. Aquel periódico lo perdí, pero aún recuerdo aquel momento. Primero nos mostró sus trabajos de animación, los anuncios que había realizado, los proyectos con alumnos en la universidad en la que trabajaba. Y cómo, después de unos años, decidió hacer una animación como gran proyecto personal: El Monje y el Pez, la historia de un monje que, un día, en el estanque del claustro, ve un pez saltando en el agua. A partir de ese momento el monje vivirá empeñado en capturar a ese pez. Aquella historia no cuajó bien en los festivales de animación y Michael Dudok de Wit se sintió decepcionado. Decidió hacer una nueva historia animada, y si esa historia tampoco funcionaba, abandonaría la animación. De aquella decisión nació Father and Daughter, su gran obra maestra. El empeño y amor que puso en aquella historia se percibe en cada plano, en cada detalle, en cada pincelada.

Tienen una belleza especial los planos que interpretan el silencio, como las hojas movidas por el viento, los pájaros volando, la rueda de la bici girando. En el cine de animación se suele caer en una especie de pánico al silencio, mostrándose así secuencias aceleradas seguidas de más y más prisa, como una carrera por llegar hasta el final de la historia con el corazón en un puño. Michael Dudok de Wit no sólo utiliza la animación para tratar un tema tan inusual como la separación de un padre y una hija, sino que además utiliza brillantemente los planos de transición haciéndonos sentir con más fuerza si cabe, el sentimiento de esa hija que desea volver a ver a su padre.

Some years ago I had the luck of attending a conference of Michael Dudok de Wit, the man who won an Oscar with this great and beautiful story. He told so many things that I tried anyway to memorize all of them as if I lost my life if I didn’t do it. I didn’t have even a little piece of paper, just a pen, so I wrote everything I could in the margins of a free newspaper I met. With the time, I lost that newspaper, but I still remember that moment. He first show us his animation works, the commercials, the projects he had developed in the university with the students, while working as teacher. And how, some years later, he decided to make an animation as a big personal project: The Monk and the Fish, a story about a monk who finds one day a fish in his cloister pond and decides to catch it by any way. Unfortunately, that story wasn’t well acepted in the animation festivals and Michael Dudok de Wit felt disappointed. He decided to make a new animation. If that animation didn’t triomph, he would leave the animation world. That decision made Father an Daughter to be born, his masterpiece. The love and hard work he put on this animation can be seen in any shot, any detail, any brushstroke.

I find a special beauty in the silence shots, like the leaves moved by the wind, the birds flying, the bycicle wheel first shot. Generally, in the animation cinema, it uses to be a “panic to the silence”, that makes the animations to be like an accelerated run to the final of the film, with our heart in our mouth. Michael Dudok de Wit, against to this tendance, decides to tell an atypical story, like the love and separation of a father and his daughter, and also uses billiantly those silence shots, making us feel even more what the daughter feels.