Vuelve la Primavera | The Spring is Back

Hoy es el primer día de primavera y, aunque las revistas dictan otra moda, éstos accesorios son los que Lanvin propuso en la pasarela para esta temporada: insectos gigantes que se introducen por la manga de nuestra camisa o adornan nuestros delicados cuellos buscando polen. Es una idea brillante y un giro al clásico broche con forma de insecto.

Alexander McQueen, en cambio, propuso un vestido que era el mismo insecto, pues estaba hecho de mariposas. Una bienvenida fantástica a la temporada más alérgica del año.

Today is the first spring day and, even when the fashion magazines dictate another way for fashion, this accesories are what Lanvin showed up in his runway prepared for this season: giant insects introducing throug our sleeves or decorating our refined necks looking for pollen. I think it’s a brilliant idea and a change of direction of the classic insect brooch.

On the other hand, Alexander McQueen proposed a dress that was the insect itself, because it was made of butterflies. A fantastic welcome to the year’s most allergic season.

Advertisements

Jessica Hische

Jessica Hische vive y trabaja en Nueva York. Tiene un talento increíble para diseñar tipografías y composiciones tipográficas, y ha trabajado para clientes como Tiffany & Co, The New York Times..  entre otros. Y suma y sigue, porque la belleza de sus trabajos es única y muy especial.

Jessica Hische lives and works in New York. She has an amazing talent to design and compose typography, and she has already worked for clients such as Tiffany & Co, The New York Times.. among others. And and the list goes on and on, because the beauty of her works is very special and unique.

Los broches de | Madeleine Albright | and her brooches

Desde que leí la historia de Madeleine Albright, la primera mujer de la historia en ser Secretaria de Estado de EEUU, tengo una debilidad especial por los broches. Albright tenía una gran colección, que utilizaba como mensaje visual a la hora de citarse con miembros de la política del mundo entero. Creaba tensión o la suavizaba según el tipo de broche que llevase. Es especialmente curioso el de la estatua de la libertad con un reloj en cada ojo, dando la hora cada uno de los relojes en una dirección, por lo que, tanto ella como su interlocutor, sabían en todo momento el tiempo de la conversación. Años más tarde publicó un libro sobre sus encuentros diplomáticos, titulado “Read my pins” (Lee mis insignias). Brillante, ¿verdad?

Since I read Madeleine Albright‘s story, the first woman to become a United States Secretary of State, I feel a special love with brooches. Albright had a huge collection, that used as a visual message when she dated with world’s politicians. She liked to create tension or softness in the dates, depending on the brooch she wore. It’s specially curious the Statue of Liberty brooch that had one clock in each eye, and each of those clocks giving the hour in different direcions, setting the hour of conversation to the interlocutor. Years later she published a book titled “Read my pins“. Brilliant!